Publicado por & archivado en Blog.

Desde que la saga Saw se coronó como la reina del terror psicológico en su estreno en 2004 y, pese a las innecesarias secuelas que, a mi parecer, alargaron la historia hasta el infinito: James Wan ha sido aclamado como un referente en el género del terror popular de esta década gracias a su trabajo como guionista y director. Entre sus grandes encuentros con la crítica, destacamos obras como ‘Expediente Warren’ (The Conjuring, 2013) o ‘Insiduous’ (2010), películas en las que trabajó junto a John R. Leonetti, director de fotografía cuyo cometido en la vida parece ser el de hacernos revivir la atmósfera del cine de terror de los 70.

Sin embargo, se nota que en este caso, el papel de James Wan -cuyas carencias argumentales, a mi parecer, residen en las secuelas de sus películas y no en las ideas principales de las mismas- ha sido el de mero productor. Y ya sabemos que ser productor es el peor cargo de un cineasta, porque trabajas más que nadie por una obra que ha escrito otro.

No sé si tenéis la sensación de que cada película de este equipo es exactamente igual a la anterior: Expediente Warren, Insidous, Annabelle… Siguen el mismo patrón sin descanso.

 

 

Cuando nos topamos por primera vez con el título Annabelle movie, encontramos una película que parece haber sido anunciada antes, ¿No os parece? Y es que, otra cosa no, pero está visto que a Leonetti le mola reciclar las cosas que le salen bien, porque los bichos cumplen su función dando el típico repullo que puede dar un creeper de internet colocado en un momento de tensión.

Para verla, tenemos que hacernos a la idea de que esta película no es más que una precuela de una buena película (Expediente Warren). Las historias que giran entorno a la figura de la muñeca pueden estar levemente inspiradas en un hecho documentado por los Warren, pero en ningún caso narra una historia basada en hechos reales. Tanto en expediente Warren como en Annabelle movie, la muñeca ha sido caracterizada de manera abusiva, haciéndola parecerse demasiado a la novia de Chucky, cuando la verdadera belleza del terror que guarda el objeto real en el que está inspirada es que es una bonita y simple muñeca de trapo. Creo que este punto es importante a la hora de generar tensión, porque si tenemos que reflejar el mal más absoluto en los rasgos de una muñeca es porque la esencia del miedo que puede dar un objeto hecho para agradar la vista, no está bien enfocada. Ahí dejo la reflexión de que el síndrome del valle inquietante no sólo lo provocan las cosas rematadamente feas.

 

 

Empezamos con una pareja, que es la esencia más pura del american dream, tan rubios y de rasgos tan cincelados que bien podrían ser hermanos. Ella, embarazada, y él, ¡cómo no!, médico, juegan un pulso chino en la iglesia, CLARÍSIMA señal de que son una pareja religiosa, pero compenetrada y divertida, es importante que se nos quede bien esto, porque sólo nos lo van a repetir una vez: las interacciones entre ellos se pueden contar con las falanges del dedo de un pie. Luego, tras la discusión más sútil e insustancial que he tenido la oportunidad de oír en años, él compensa a su amantísima esposa con un regalo por el que “estarán arruinados durante meses”, ¿Y qué es? ¡Lo has adivinado! ¡Es la muñeca más fea del mundo! Ella se retuerce de gozo, y la coloca junto a su prolífera colección de muñecas diabólicas.

 


¡Agarraos que empiezan los SPOILERS!
No me voy a limitar a narrar la historia, ¡Así que puede que hayas tenido que ver la película para entender mis referencias!

El inicio de la película nos empieza a dar pistas sobre lo que ocurrirá: En la televisión podemos oír cómo narran el caso de la secta de Manson, y sus afables vecinos dejan caer – sin venir a cuento- lo muy disgustados que están por la huída de su hija. Así que, como un dejavú, la historia se narra sola: Psicópatas locos y gritones atacan y devastan todo cuanto hay a su paso, dando lugar a una escena muy semejante al caso real de la muerte de la mujer de Roman Polanski por los sectarios mansonistas. Todo muy del acervo cultural estadounidense que ya comienza a oler a podrido.

En definitiva: La muñeca es poseída por un demonio invocado por la díscola hija hippie-psicópata-loca-satánico-mansoniana. Y aquí empiezan a ocurrir toda una serie de desventuras, a saber: Introducciones de escenas con truenos para generar sobresaltos innecesarios, escenas largas y aburridas con una muñeca que apenas se mueve, mujeres en camisón corriendo hacia cámara y un largo etcétera de elementos que no aportan absolutamente nada nuevo al género.

La película pierde aún más interés cuando se descubre que los personajes son intocables: Nadie puede morir. Así que, tras un periodo de torturas espectrales, la librera, secundaria innecesaria con un pasado perturbador, decide sacrificarse por todos y salvar el día.

Bravo.

 

¿Qué tiene de bueno Annabelle?
– La escena en la que la protagonista intenta subir por el ascensor y la puerta se abre una y otra vez en el mismo piso sin que por ella entre absolutamente nada, es aterradora. El terror psicológico de estar escapando de algo que está ahí y hacia el que tienes que correr, es una sensación realmente inquietante.
– Los típicos dibujos de críos que aparecen en ABSOLUTAMENTE todas las películas de terror, aquí, narran una historia que puede llegar a resultar curiosa a nivel psicológico.
– Llegando al final, cuando la protagonista, de una vez por todas, le pega un palizote a la muñeca, lo que ve es a su bebé tirado en el suelo. Habría sido un desenlace mucho más enriquecedor que el oficial.

¿Qué tiene de malo Annabelle?
– ¿A qué vienen las recurrentes escenas de tensión con la máquina de coser? Planos detalle a saco incidiendo una y otra vez sobre el movimiento de la aguja como si quisieran hacerle saltar la hiel a un belenofóbico de manera gratuita e innecesaria.
– El archienemigo, el demonio, además de no ser capaz de acabar con la vida de nadie, no parece tener una relación con la muñeca más allá de levantarla en el aire en una ocasión. La próxima vez tienen que ponerse de acuerdo sobre quién es el malo: O la muñeca, o la psicópata, o la psicópata cuando era una niña, o el demonio, o Charles Manson. Todos no.
– La consecución de planos en la escena en la que un camión atropella al carrito del bebé es ABSURDA.
– No aporta nada nuevo en ningún aspecto.

Conclusión: Pienso que, incluso con la pésima caracterización de la muñeca, la película habría podido salvarse con un buen guión, pero Gary Dauberman no ha estado a la altura de crear una buena historia, pese a tener absolutamente todos los elementos necesarios para hacerlo. Ha ido a lo fácil, a lo trillado y a lo que el público acostumbra a ver, y la película ha resultado ser una auténtica decepción.

Os recomiendo que la veáis en V.O y más si no sabéis mucho inglés: Seguro que vuestra imaginación es capaz de suplir los diálogos insustanciales con cosas más interesantes.

5 Comentarios para “Annabelle, o cómo ver la misma película doscientas veces.”

  1. Xazak

    Te olvidas de la escena de la escalera, a mi parecer esta entre las pocas que merecen la pena: cuando sube las escaleras corriendo y la cámara gira como si estuviera puesta en el hueco de la escalera con ese plano contrapicado.

    Al final no nos enteramos si en la muñeca habita el alma de Anabelle, el demonio, o viven ahi los dos en comuna. ¿Alguien sabe cuantos seres caben en una muñeca? necesito saberlo.

    Típica película hecha a base de screamers. Hasta una porno tiene mejor guión.
    Un coñazo vamos.

    Responder
  2. Lobo

    En un recipiente como seria annabelle, solo podría caber un alma, y según el tipo de alma que sea, necesitaría mas protecciones o menos, por que si no, se terminaría rompiendo y seria inútil como tal 😀 (Por cierto, la pelicula es basura, que vuelva ya el cine de Slashers.)

    Responder
  3. Mybloodycrime

    La peli es decepcionante. No quise ir al cine a verla porque no esperé mucha cosa de ella al ver el trailer, se olía que iba a ser una caquita. Te doy toda la razón en todo.. Justo ayer la terminé de ver, por la noche, y tuve que luchar contra el sueño para llegar al final xD
    Una cosa que me pareció muy curiosa en la peli, es que al final del todo, cuando se supone que la madre de la enfermera que más tarde será la nueva dueña de la muñeca, se pasa por la tienda de segunda mano… en el plano en el que se enfoca a la muñeca Annabelle, en el fondo, se ve a la “Annabelle real” Es decir, que han intentado hacer un guiño a la misma puta muñeca. WTF.

    Cabe decir que esta historia sobraba, hubiera sido más interesante hacer la peli basándose en el caso real de Annabelle, con la Annabelle real, de hecho era lo que me esperaba, y al ver el trailer pensé que, lo que al final ha sido toda una peli, sería solo el principio, el “cómo se originó el mal dentro de la muñeca y cómo terminó en manos de la enfermera” Vamos, que lo que ha durado una hora y pico, podría haber durado diez minutos para dejarnos disfrutar de algo muchísimo mejor.

    Responder
  4. Danuve

    Así que mis suposiciones eran ciertas, la película sirve más para verla con amigos para destruirla con comentarios y transformarla de una mala película de terror a una película cómica.

    El género de terror lamentablemente ha decaído mucho, el uso de scarejumps como solución a las pésimas historias que escriben ahora no solo desalienta ir al cine. En mi país han empezado a filmar películas de terror usando “leyendas urbanas” como base de su historia…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Eres humano? * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.